El pecho. Philip Roth. Versión citas

marzo 28th, 2006 § Comentarios desactivados § permalink

De nuestros autores hay que hacer siempre los deberes. Yo tengo atrasados, pero esta vez no cabían excusas: noventa páginas y de tres a cuatro sin jefes.
Ya saben, un hombre que se convierte en un pecho femenino:

Mi piel es suave y juvenil, y sigo siendo de “raza blanca”. El color del pezón es rosado. Esto último se considera peculiar, puesto que en mi encarnación anterior era muy moreno. Como le dije al endocrinólogo que hizo esta observación, me parece menos peculiar que otros aspectos de la transformación, claro que yo no soy endocrinólogo.

De sexo, de locura, de la monstruosidad, de médicos, de pacientes, de enfermeras. Hagan juego.

Unas cuantas citas más, de pasada:

Si la excitación se produce siempre al mismo nivel, sin aumentar ni disminuir de intensidad una vez que ha comenzado, ¿qué diferencia hay en que la experimente durante quince minutos en lugar de treinta? ¿Qué diferencia hay si dura tan solo un minuto?

Que se me niegue el placer en esta situación… ¡eso sí que es grotesco! (…) ¡En cambio me impide que consiga lo que deseo! ¡En cambio estoy aquí tendido y soy juicioso! Y en eso radica la locura, doctor… ¡en ser juicioso!

Cuando era estudiante y luego profesor (…) o bien aprendía o bien enseñaba. Pero ahora las responsabilidades han quedado atrás; por fin puedo limitarme a escuchar.

Nada de delirios, y sobre todo delirios de grandeza.
Pero si no grandeza, ¿qué te parece humillación? ¿Qué te parece depravación y vicio? Podría ser rico, ¿sabes?, podría ser rico, célebre y delirar de placer el día entero.

Share

El pecho. Philip roth. Versión libre

marzo 28th, 2006 § 1 comment § permalink

Un hombre que se convierte en un pecho femenino tiene que signifcar algo, y más si se convierte en un pecho después de que años antes un hombre ya se hubiera transformado en un insecto. Comienzas a leer con la guardia bien alta, empiezas a interpretar, tus versiones cambian, no, se acumulan, vaya, empiezas a confiar más en una segunda lectura, quizás en una lectura comparada. Pero tú quieres terminar, ya queda menos (en realidad se tarda poco), y conocer de qué va esto, de qué nos habla, porque un hombre que se convierte en un pecho femenino tiene que significar algo ya tan sólo con una primera lectura. Acabas. No te decides.

Desde que tengo blog opino menos. O más bien, no sé qué opinar. Será pasajero.

Del comunicado de una banda terrorista que declara un alto el fuego, o como un hombre se convierte en un pecho femenino.

Share

Where am I?

You are currently viewing the archives for marzo, 2006 at Flores de Retórica.