Edith Wharton, La renuncia

noviembre 11th, 2009 Comentarios desactivados


Demasiada casualidad, es posible. Pero el motivo por el que me interesa la lectura de La renuncia es otro.

El secreto.

Abandonada ya a la rutinaria espera, en una vida que ella imaginó de otra forma, con aquella decisión tajante como fue dejar a su marido, que le sirvió más para huir que para encontrar el amor; Kate Clephane recibe la oportunidad y recupera aquello que más echaba en falta, el contacto con su hija.

Pronto tendrá algo que ocultar.

La madre guarda un secreto (aún me faltan cien páginas, pero que lo revele o no ya da igual), un secreto que le esconde a su hija por no hacerle daño. Aunque más bien es ella quien se protege tras él.

Es entonces cuando el miedo a la pérdida, contenido en aquel secreto, le conduce a otra espera, pero ya no es ella de quien depende el tiempo, sino de su hija.

Por eso no basta con tomar la vida y acelerar, también debemos acostumbrarnos a ese ritmo, tan pausado, del secreto.

Share

Comments are closed.

What's this?

You are currently reading Edith Wharton, La renuncia at Flores de Retórica.

meta